Alucinaciones visuales en oftalmología


Aunque aparentemente más propio del campo de la psiquiatría, en ocasiones el oftalmólogo puede verse sorprendido por el testimonio de un paciente con baja visión que asegura ver “flores”, “siluetas de personas”, “gente subiendo y bajando por una escalera”, “caras de personas conocidas” “bocas con dientes prominentes”, etc.

Descartando los trastornos psiquiátricos, el abuso de drogas psicodélicas, y las migrañas, a las que ya nos hemos referido en el correspondiente post, las causas de alucinaciones que más frecuentemente se puede encontrar un oftalmólogo son:

Alucinaciones simples. Normalmente tienen su origen en el propio globo ocular, y las patologías que las producen son las vitreorretinianas. Nos solemos referir a ellas como:

miodesopsias, cuando tienen un origen físico real, como las hemorragias y las degeneraciones del vítreo, que proyectan una sombra sobre la retina, que el paciente refiere como ver moscas, telarañas, puntos negros, y que suelen ser más o menos móviles. No se ven en la oscuridad, ya que necesitan de una fuente de luz externa al ojo para producirse,

fotopsias, que traducen tracción o presión sobre los fotorreceptores retinianos. Un traumatismo, un movimiento del globo ocular cuando existe una adherencia parcial entre el vítreo y la retina, o la simple presión sobre el globo ocular, pueden desencadenarlas. No tienen un origen físico real, sino que son la consecuencia de la excitación nerviosa de los fotorreceptores. Pueden producirse en la oscuridad, y por lo general son fugaces.

Alucinaciones complejas. Son estructuradas, reproducen objetos reconocibles por el paciente (flores, caras, figuras, colores), y se cree que su origen está en una actividad cerebral que trata de compensar la deprivación del estímulo visual. Constituyen lo que se conoce como Síndrome de Charles Bonnet, quien, en el siglo XVIII describió por primera vez los fenómenos visuales que sufría su abuelo, operado de cataratas y con una visión muy reducida.

Pacientes con estadíos finales de glaucoma, degeneración macular asociada a la edad (DMAE), y, en general, cualquiera que presente un déficit visual severo, puede experimentarlas. Afecta al 10–15% de este tipo de pacientes, y, por lo general, suele tratarse de pacientes ancianos.

Un tipo especial de alucinaciones propia de niños y adolescentes, y extremadamente raro es el llamado Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas, muy diferente en cuanto al origen del que estamos tratando aquí.

En el vídeo que presentamos a continuación, el Dr Oliver Sacks, neurólogo, nos explica en qué consiste el Síndrome de Charles Bonnet, a través de su experiencia clínica y del testimonio de varios de sus pacientes. Nos cuenta cómo muchos de ellos, alarmados por la creencia de que tales alucinaciones indican que están empezando a padecer una enfermedad psiquiátrica, encuentran alivio al explicarles el origen real de su problema, y que su mente no está sufriendo ningún trastorno.

PARA SABER MÁS

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR

¿Existe un glaucoma "maligno"?

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

Migraña, Lewis Carroll y el alucinante país de Alicia

Trucos

Glaucoma y deporte

#curiosidades #dmae #glaucoma #neurooftalmología #alucinacionesvisuales

POST DESTACADO
POSTS RECIENTES